Juan Clemente Schwindt, nació el 31 de julio de 1923, en el Pueblo San José, Coronel Suarez, Provincia de Buenos Aires. Este pueblo llamado también Colonia Dos, está integrado por la corriente inmigratoria de los alemanes del Volga, de donde extrajo el aprecio por su lengua materna, mantenida a lo largo de toda su vida.

Nació en el seno de una familia numerosa, compuesta por sus padres: Alejandro Desiderio Schwindt y Rosa Weimann Schwindt y once hermanos, de los cual es el tercero.

Estudió primer grado en la casa familiar del campo, segundo en la Escuela de Siervas del Espíritu Santo en el Pueblo San José, y tercero a sexto en condición de pupilo en el colegio Sagrada Familia de la congregación San Juan Bautista Lasaye en la localidad de Pigué. Con un año más de extensión de su formación obtuvo el título de Tenedor de libros.

Nuevamente pupilo entre los años 1938 y 1942, cursó estudios secundarios en el colegio Carmen Arriola de Marín en San Isidro, Provincia de Buenos Aires, donde se graduó como Bachiller.

Sus estudios universitarios los realizó entre los años 1943 y 1953, en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata, mientras trabajaba en la administración pública provincial.

Obtuvo el título de Geólogo el día 18 de Diciembre de 1953.

Un 30 de marzo de 1962, ingresó como Secretario Técnico de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de La Plata, institución a la que con generosidad ha volcado gran parte de su empuje e intereses. Cuatro años después en 1966 fue promovido a Secretario Académico, función que desempeñó casi de manera ininterrumpida hasta el año 1975.

A partir de ese momento y hasta su jubilación en 1988, realizó sus labores en el Instituto de Geomorfología y Suelos, donde promovió la conformación del Centro de Investigaciones de Suelos y Aguas de Uso Agropecuario (CISAUA) (1977).

Entre los años 1985 y 1988, ocupó el cargo de Subdirector de Recursos Naturales en el Ministerio de Asuntos  Agrarios de la Provincia de Buenos Aires.

Aún sin graduarse, siendo estudiante de quinto año, el 9 de junio del año 1947 participó de la primera reunión de Geólogos, realizada con el sentido de organizar una asociación profesional. Esa incipiente inquietud dio el punta pié inicial para organizar la Profesión a través de Colegios/Consejos Profesionales  en la República Argentina. Dada la importancia de esos encuentros profesionales, se consideró adecuado designar esa primera fecha como el Día del Geólogo.

Fue promotor con otros colegas, de la creación del Consejo del Naturalista, del cual fue Vicepresidente.

Fue uno de los principales gestores de la sanción de la Ley 10353 que creara el Consejo Profesional de Ciencias Naturales de la Provincia de Buenos Aires, donde ocupara el cargo de Presidente, y posteriormente Presidente del Tribunal  de Disciplina.

Quienes han tenido el privilegio de compartir largos años de militancia profesional con él, pueden dar fe de su calidad humana, su honestidad, su obsesión por el esfuerzo para  alcanzar objetivos comunes.

Tuvo la constancia de estar siempre, a la cabeza, abajo, al costado, o desde el lugar que ocupara, pero siempre presente, aportando ideas, conceptos, aliento. Se puede decir de él que es un verdadero militante de la causa profesional, un incansable batallador, al cual le estamos profundamente agradecidos por todo lo realizado y el ejemplo que permanentemente inculcó.

Este bosquejo de su larga trayectoria profesional y personal se ha recabado entre su hijo, nietas y aquellos que lo han conocido y fueron testigos de su apasionamiento por su Museo,  su Facultad y  su Consejo, tal como él lo siente.